¡Niños en la furgoneta! Manual de supervivencia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¡Niños!, son la alegría de la vida… Pero cuando hay que pasar muchas horas dentro de una furgoneta de nueve puestos, la concentración de alegría puede hacerse difícil de manejar. Para que eso no suceda, es indispensable preparar bien nuestro viaje en furgoneta. He aquí un breve manual para el éxito.

En la planificación está la clave

Planificar la ruta en un viaje con niños es fundamental


En esto, como en casi todos los aspectos de la vida, es fundamental anticiparse a los acontecimientos. Los acontecimientos relacionados con los niños que seguramente ocurrirán serán estos: hambre, sed, sueño, frío, calor, incomodidad, peleas entre ellos, micciones, excreciones y, sobre todo, aburrimiento. Sabiendo esto, ¡empecemos a preparar el viaje!

Ropa cómoda x2

ropa y accesorios de niños pequeños


Para viajar, los niños no deben lucir monos, sino que deben estar cómodos, esa es la prioridad. Si luego se conjugan ambas cosas, pues, fantástico. También es importante recordar esa lección que los bebés nos dieron en sus primeros meses de vida: siempre tener a mano un cambio de ropa. Derramarse una bebida encima o no llegar a tiempo a los aseos de la estación de servicio ya es suficientemente incómodo y vergonzoso para un niño como para que, además, tenga que proseguir un viaje de horas mostrando el estigma en su ropa.

Accesorios

accesorios en la furgoneta para combatir cambios de clima


Así sea verano, es necesario llevar un jersey para los niños, por si el aire acondicionado les da frío. Es posible que en algunas partes de la furgoneta haga más calor que en otras debido, por ejemplo, al sol que entra por la ventana. Los accesorios serán necesarios para compensar esos desequilibrios térmicos.
También es buena idea llevar gafas de sol, algún cojín de viaje y, dependiendo de la edad del niño, una manta para poder tomar siestas en comodidad y seguridad.

Snacks saludables y agua

llevar comida o snacks para los niños durante el viaje


Durante cualquier tipo de viaje es importante mantenerse hidratado con agua fresca. Es probable que los niños tengan hambre, real o ansiosa, durante el viaje. Aunque es cierto que a lo largo de las principales autopistas y carreteras hay estaciones de servicio en las que se pueden conseguir snacks y bocadillos, también es cierto que la mayoría de las cosas que ahí se ofrecen no son saludables o del todo aptas para los niños. Además, las chuches suelen producir mucha sed; la sed, ingesta de agua; y la ingesta de agua, interminables paradas para usar el aseo.

Paradas planificadas

realizar paradas planificadas en un viaje con niños es muy importante


Es conveniente hacer un itinerario de viaje que incluya paradas para estirar las piernas y usar el aseo cada tantos kilómetros y tiempo de viaje. Lo mejor es informar a los niños de esto, para que no desesperen —porque saben que viene una parada pronto— por la longitud del viaje, pero que tampoco pretendan detenerse en cada lugar posible. Esto los ayudará también a aprender planificación de sus necesidades y autocontrol.

Juegos de carretera

desarrollar juegos de carretera en un viaje en furgoneta


Los cuadernos de vacaciones y los libros de colorear no son una opción en la carretera, porque los lápices y colores son peligrosos en la vía. Descartada esta opción, podríamos confiarles nuestros hijos a los juegos de vídeo en móvil o consola portátil, pero ¿no sería mejor y más enriquecedor que el propio viaje se convirtiera en el juego?
Podéis jugar a muchas cosas (porque, sí, lo mejor es que toda la familia participe en los juegos, para que sean divertidos). Por ejemplo, podéis escoger un color al azar y estar atentos para ser el primero en ver coches de ese color, o buscar palabras que rimen con los nombres de las localidades que dejáis atrás.

imagen de niños en un vehículo viajando


También podéis investigar previamente historias interesantes, mitos y leyendas sobre las localidades por las que vais a pasar, y contar esas historias a los niños. En carreteras secundarias también se puede hablar sobre la vegetación y los cambios del paisaje, o jugar a reconocer los cultivos.
En caso de que haya tráfico y el panorama alrededor sea estático, también hay opciones: por ejemplo, podéis jugar al “Veo, veo”. Una persona da la letra inicial de la cosa que ve y los demás, prestando atención al entorno, deben adivinar qué cosa es. Se trata de un juego divertido de atención, pero también de ingenio.
De forma adicional, es bueno llevar música que toda la familia disfrute y pueda cantar, para que no todos los momentos tengan que ser de participación activa pero, aun así, sean divertidos.

Controlar las peleas entre niños

evitar discusiones entre niños en los viajes


Pues, con esto… solo podemos decirte: ¡buena suerte! Solo estamos seguros de que ninguna pelea se originará por un desperfecto en alguna de unidades, porque te garantizamos que todas las revisiones están al día.

Cerrar menú